Crypto AG, la empresa-troyano que utilizó para espiar a 120 países durante varias décadas


Una investigación del Washington Post revela que durante más de medio siglo gobiernos de todo el mundo confiaron en una empresa de encriptación de mensajes propiedad de la CIA que durante décadas leyó las comunicaciones cifradas de "aliados" (países sometidos a EEUU) y enemigos (naciones que se negaban a ser subyugadas por los estadounidenses).

La compañía en cuestión, Crypto AG, tuvo su primera oportunidad con un contrato para construir máquinas de creación de códigos para las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Lleno de dinero, se convirtió en un fabricante dominante de dispositivos de encriptación durante décadas, navegando por olas de tecnología desde engranajes mecánicos hasta circuitos electrónicos y, finalmente, chips de silicio y software.

Boris Hagelin, el fundador de Crypto, y su esposa llegan a Nueva York en 1949. Hagelin huyó a los Estados Unidos cuando los nazis ocuparon Noruega en 1940.

La firma suiza ganó millones de dólares vendiendo equipos a más de 120 países hasta bien entrado el siglo XXI. Sus clientes incluían Irán, juntas militares en la América Hispana , rivales nucleares en India y Pakistán, e incluso el Vaticano. Pero lo que ninguno de sus clientes sabía era que Crypto AG era propiedad secreta de la CIA y de la inteligencia de la Alemania Occidental. Estas agencias de espionaje manipularon los dispositivos de la compañía para que pudieran descifrar fácilmente los códigos que los países usaban para enviar mensajes cifrados.



La agencia de espionaje de la Alemania Occidental, el BND, llegó a creer que el riesgo de exposición era demasiado grande y abandonó la operación a principios de la década de 1990. Pero la CIA compró la participación de los alemanes y simplemente siguió adelante, estrujando a Crypto por todo su valor de espionaje hasta 2018, cuando supuestamente la agencia vendió los activos de la compañía, según funcionarios actuales y anteriores.

En la década de 1980, Crypto representaba aproximadamente el 40% de los cables diplomáticos y otras transmisiones de gobiernos extranjeros que criptoanalistas en la NSA decodificaron y extrajeron inteligencia.

La CIA lo define como "el golpe de inteligencia del siglo". "Los gobiernos extranjeros estaban pagando un buen dinero a EEUU y Alemania Occidental mientras sus comunicaciones más secretas eran leídas por al menos dos (y posiblemente hasta cinco o seis) países extranjeros".

El presidente egipcio Anwar Sadat y el presidente Jimmy Carter se reúnen durante las negociaciones de paz entre egipcios e israelíes.

Cuando en 1978 los líderes de Egipto, Israel y Estados Unidos se reunieron para negociar un acuerdo de paz, la CIA estaba monitoreando en secreto las comunicaciones del presidente egipcio Anwar Sadat.


En 1982, la administración Reagan aprovechó la dependencia de Argentina en el equipo Crypto, para enviar inteligencia a Gran Bretaña durante la Guerra de las Malvinas. Durante la guerra Irak-Irán, EEUU interceptó más de 19.000 comunicaciones. Según documentos de la CIA las comunicaciones de Irán eran "del 80 al 90% legibles" para la CIA.



Los productos de Crypto todavía se usan en más de una docena de países de todo el mundo, y su letrero naranja y blanco aún se cierne sobre el antiguo edificio de la sede de la compañía cerca de Zug, Suiza. Pero la compañía fue desmembrada en 2018, liquidada por accionistas cuyas identidades han sido permanentemente protegidas por las leyes de Liechtenstein, un pequeño estado europeo con una reputación de secreto financiero similar a la de las Islas Caimán.