Sunismo y chiismo, las dos ramas del Islam históricamente enfrentadas


El Islam es profesado por unas 1.800.000.000 personas y tiene dos ramas principales: los sunitas (80-90% de los musulmanes) y los chiítas (10-20% de los musulmanes).

El conflicto entre sunitas y chiitas surgió ya hace más de 1.000 años y actualmente determina las complejas relaciones en Oriente Medio. Dicha rivalidad se podría asemejar a la que hay en el cristianismo entre católicos y protestantes.

Tras la muerte de Mahoma, en el año 632 después de Cristo, sus seguidores empezaron a cuestionarse quién sería su sucesor en el Gobierno del califato islámico. Algunos argumentaban que el poder debía designarse por gracia divina y que un parentesco familiar con Mahoma era más que una señal para elegir al futuro líder. En ese sentido, ese pequeño grupo creía que el mejor postor para el califato era Alí, primo y yerno de Mahoma.

Otros expresaron su desacuerdo con el privilegio exclusivo de los sucesores de sangre del profeta. Según ellos, la cabeza del Califato debía ser elegida por la mayoría de los miembros de la comunidad musulmana. Esta posición fue explicada con extractos de la Sunna, un libro que contiene las palabras de Mahoma y sus seguidores. Por esta apelación a la Sunna, el bando fue nombrado "sunitas".

Alí murió asesinado durante las guerras de poder que se desataron después de la muerte de Mahoma. A sus hijos, Hassan y Hussein, también se les negó el derecho de sucesión. Desde entonces, los chiitas reclaman su papel como líderes del Islam por ser los descendientes de la familia del profeta.


La subrrama más importante de los sunitas es el wahabismo (también conocido como salafismo y directamente relacionado con la monarquía saudí) y de los chiítas son los imamíes, alauitas, ismaelitas, drusos y zaidíes. Las organizaciones sunitas son Al Qaeda, Hamas, Talibán, Estado Islámico y Hermanos Musulmanes. Hezbolá es el principal grupo chiita.


A día de hoy, las dos grandes potencias enfrentadas de Oriente Medio lideran los dos bloques del Islam: Arabia Saudí, cuya teocracia es sunita, e Irán, gobernado por líderes chiitas.

PRINCIPALES DISCREPANCIAS ACTUALES ENTRE CHIÍTAS Y SUNITAS

-Sucesión de Mahoma: mencionado anteriormente.

-Culto del imán: La doctrina del imanato es una característica clave del chiismo y el principal desacuerdo con el sunismo. Así, los chiitas creen que esos líderes espirituales son infalibles en todos los asuntos, actos, principios y creencias y que son los intermediarios entre el pueblo y Dios. Los chiitas esperan la llegada del duodécimo imán, que se convertirá en líder musulmán —el Mesías—, capaz de instalar el "Reino de Dios" en La Tierra.

Para los sunitas esta concepción es ajena, ya que sostienen el concepto de adoración directa de Alá, sin intermediarios. El imán, desde su punto de vista, es una figura religiosa ordinaria. La importancia que los chiitas conceden al papel de los imames y Alí y pondría en duda el lugar del propio profeta Mahoma. Por ello, los sunitas creen que los chiitas se permitieron introducir en el islam innovaciones "indebidas".

-Relación hacia la sunna: Además del Corán, los sunitas reconocen la sunna (las tradiciones de Mahoma), y los chiitas el Akhbar (noticia sobre el profeta).

-Matrimonio temporal: Es un concepto prohibido entre los sunitas y permitido entre los chiitas.

-Lugares de peregrinación: La mezquita Masjid al Haram en La Meca, la mezquita del Profeta en Medina —ambas en Arabia Saudita— y la mezquita de Al Aqsa, en la explanada de las mezquitas de Jerusalén, son los tres destinos sagrados de peregrinaje para los sunitas. Los chiitas también peregrinan al mausoleo del imán Hussein en Karbala (Irak).