¿Por qué en Alemania, casi con los mismos infectados por COVID-19 que España, solo tiene 42 muertos?



¿Por qué en algunos países la tasa de mortalidad del coronavirus es muy inferior a la de otros? Mientras en Alemania es de solo el 0'2%, en Italia es del 7'9%. En China, origen de la epidemia, es del 1'4%.

Lo cierto es que se desconoce el motivo de esta anomalía, pero hay varias hipótesis. Una de ellas señala que el aumento en la mortalidad está relacionado con una peor atención sanitaria, aunque esto no explica por qué EEUU -con un sistema de salud mucho peor que España- tiene una tasa de muerte inferior que nosotros.

Otra teoría para explicar este fenómeno señalan que en Alemania la pandemia puede estar en una etapa temprana y que pronto pueden aproximarse a cifras de su entorno. Pero en China, donde la epidemia está controlada y ya ha pasado lo peor, tuvieron una tasa de mortalidad muy inferior a la latina.

La tercera opción, que es la más probable, podría ser que la tasa de mortalidad por COVID-19 está directamente relacionada con el numero de test realizados en cada país. Corea del Sur realizó pruebas rápidas a más de 300.000 personas, tienen 8.652 casos y solo 94 muertes. Alemania (17.776 casos y solamente 48 muertes) ha realizado 40.000 test a la semana a su población, gracias al sistema de laboratorios privados muy desarrollado. EEUU aprobó una prueba para detectar el coronavirus diez veces más rápida que la actual, además de estar trayendo 500.000 test procedentes de Italia.


El Gobierno de España en su momento rechazó los test de coronavirus masivos. Ahora, el Ministerio de Sanidad anuncia que trabaja a contrarreloj en un proyecto para hacer test rápidos de diagnóstico. Aquí, hasta el 15 de marzo solo se habían realizado 30.000 test.


Italia ha realizado 150.000 test pero al igual que en muchos otros países solo te los podías hacer en caso de haber estado en zona de riesgo o en contacto con algún infectado. Políticos y oligarcas, pese a encontrarse en perfecto estado de salud, sí podían hacerse los test.

Si se hacen muy pocas pruebas de coronavirus detectas solo los casos más graves. Con los test a discreción se incrementa los controles sobre los focos de contagio, logrando una gestión más eficaz de los recursos disponibles. España, Italia e Irán pueden tener muchos más casos de COVID-19 que no han sido detectados; la alta tasa de muertes se podría deber a que en realidad la población contagiada es mucho mayor y si ésta se contase, bajaría la mortalidad.

La tercera hipótesis no resulta una teoría "conspiranoica" descabellada. Mike Ryan, director de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que "Alemania ha tenido un proceso de pruebas de detección muy agresivo" y “de esta manera, la cantidad de pruebas puede detectar casos más leves".