Capital húngara no puede ser Capital Europea de la Cultura porque hay “demasiados blancos felices y demasiadas cruces cristianas”


Hace 27 años, pensamos que nuestro futuro era Europa. En la actualidad, somos el futuro de Europa”, dijo este verano el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, durante la 28ª edición de la Escuela de Verano Tusnádfürdő.
En su discurso anual, Orbán manifestó que las elecciones parlamentarias que se celebrarán la próxima primavera en su país tendrán una importante dimensión europea. “Lo que suceda en Hungría tendrá importantes implicaciones para el conjunto de Europa, porque hoy una Hungría fuerte juega un papel decisivo en la batalla para evitar la descristianización de Europa”, señaló.
En este punto, quiso mostrarse “muy franco” sobre los retos ante la integración de un gran número de inmigrantes musulmanes en nuestra cultura cristiana. “No podemos mantener nuestros ideales solidarios en nuestras naciones cuando existen grupos étnicos que pretenden modificar la cultura europea. No podemos mantener nuestros ideales en medio de colectivos que se oponen a la existencia y la cultura de Europa, porque el resultado final será catastrófico”, enfatizó Orbán. La Unión Europea ya le ha pasado factura a Hungría por estas manifestaciones de su líder no ajustadas al guión mundialista.

El jurado de la UE del concurso Capital Europea de la Cultura 2023 ha explicado que la ciudad húngara de Székesfehérvár no podrá seguir optando a esta nominación porque en su vídeo de presentación se ven “demasiados blancos felices”, se “oculta a los inmigrantes” y se muestran “demasiadas cruces cristianas”.
Para los burócratas comunitarios, lo peor de todo esto no solamente es la película en sí, sino que para los habitantes de esta ciudad, “estos hechos son un valor positivo”.
Según ha explicado el alcalde de la ciudad, András Cser-Palkovics, uno de los expertos de la UE que valoraba las candidaturas afirmó que “esta es una película de propaganda para la Europa cristiana y blanca; todos son blancos, felices y bailan en las calles“.