Comunicado del Movimiento Falangista de España: por la violencia contra sus militantes


El pasado viernes 17 de Febrero, dos integrantes del Movimiento Falangista de España fueron amenazados con violencia por un grupo de personas perteneciente al sector más ultraderechista de la coalición FE-LA FALANGE-FEJONS. Estas amenazas violentas fueron acompañadas de gravísimas difamaciones públicas tanto hacia nuestra organización como hacia nuestros responsables y afiliados. A mayor gravedad, las amenazas y difamaciones se producían dentro de un espacio de debate abierto falangista: el convocado por la asociación filial a FEJONS “Foro Social Manuel Mateo” en la Calle Princesa 22 que, en triste paradoja, se había convocado para tratar del tema de la violencia política en España.
Estas actos de violencia y de difamación se han agudizado desde que ofrecimos públicamente nuestra postura respecto a la coalición FE-LA FALANGE-FEJONS. Allá cada cuál con la forma que elige para defender sus posturas. Nuestra organización cuenta con un amplio historial de amenazas y de agresiones perpetradas desde la ultraderecha: muchos de sus militantes se han visto amenazados, agredidos, insultados y difamados por la extrema derecha en los últimos años. Siempre hemos considerado estas agresiones como el precio que debíamos pagar por defender nuestra visión de un falangismo republicano, sindical, autogestionario y democrático, y siempre hemos creído que estas actuaciones violentas son la confirmación de la rectitud de nuestras formulaciones políticas.
Sin embargo, y ante la agresiva reiteración de estas conductas de amenaza, nosotros sostenemos nuestro firme rechazo a la violencia y anunciamos que, en el caso de continuar estas actitudes de odio respecto a nuestros militantes, adoptaremos las acciones legales oportunas. En ese caso, no sólo haremos responsables a los autores directos de la agresión, muchos de ellos plenamente identificados al día de hoy, sino también a las organizaciones que los amparan y protegen.
El Movimiento Falangista de España defiende el derecho de todo falangista a manifestar sus ideas y opiniones ante cualquier foro o auditorio, y sin que pueda ser amenazado o agredido por razón de las mismas. Así lo demostramos mes a mes en nuestra Tribuna Narciso Perales: a ella han acudido, acogidos con total cordialidad, miembros de todas las formaciones falangistas. Por esta razón, tenemos fuerza moral al rechazar absolutamente aquellas conductas que, con total impunidad y al amparo del miedo que generan, han hecho del gangsterismo un instrumento para alcanzar el liderazgo dentro de nuestros ámbitos políticos. Estas posturas de matonismo coactivo no sólo son ilícitas, sino profundamente contrarias al nacionalsindicalismo. Creemos que es obligación de todo falangista no sólo denunciar estas actuaciones, sino también procurar el aislamiento higiénico de aquellos que las practican dentro de nuestro entorno.