Puigdemont se muda y su vecina es catalana: 'Es un cobarde. ¡Qué vuelva a España!'


La casa donde supuestamente iba a vivir Carles Puigdemont en Waterloo, a unos 20 kilómetros de Bruselas, la capital belga, está custodiada casi permanentemente por periodistas, la mayoría españoles, que están atentos a todo movimiento dentro y fuera de la vivienda.
RTBF, la televisión pública belga, se ha desplazado hasta allí, una zona residencial de lujo. Y por aquellos avatares del destino, en el reportaje salta la noticia. Una vecina del expresident, es de origen catalán.
 Maria, que luce una bandera española entre las manos, no muestra ninguna simpatía por Puigdemont, al que califica abiertamente de cobarde. "No tiene nada que hacer aquí. Es un cobarde. Debe regresar a España para hacer frente a la justicia", explica indignada frente a las cámaras. 
Para que luego digan los independentistas que representan a todos los catalanes. Puchi se va a Bélgica y su vecina es catalana. Y resulta que no lo puede ni ver.