Borrell propone que, por cada inmigrante ilegal devuelto a su país de origen, Europa acepte a un inmigrante legal para formarlo durante tres años y luego enviarlo de vuelta a su país para "reforzar la economía"


El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, ha sugerido la idea de "una especie de Erasmus euroafricano" de manera que, por cada inmigrante ilegal devuelto a su país de origen Europa acepte a un inmigrante legal para formarlo durante tres años y luego enviarlo de vuelta a su país para "reforzar la economía doméstica".

En una entrevista en el diario alemán Handelsblatt, recogida por Europa Press, plantea la posibilidad como una "solución constructiva" y basada en la cooperación que se enmarcaría en un sistema 'paneuropeo' para apoyar a los países de origen de los inmigrantes, porque España y Marruecos "no pueden resolverlo por sí solos".