El afgano cuya deportación fue bloqueada por una sueca 'progre', había sido condenado varias veces por maltratar salvajemente a su esposa e hijas


El 23 de julio, una activista sueca bloqueó temporalmente la deportación de un inmigrante afgano a su país de origen.

La chica se negó a sentarse hasta que el hombre fuera retirado del vuelo.
A través de un grupo de activistas, ella, Ersson, estuvo involucrada en tratar de detener múltiples deportaciones ya antes, pero nunca en un avión.

Ella escuchó que un afgano de unos 50 años estaba entre los pasajeros que iban a ser deportados, pero ella no sabía nada sobre él.

La filmación de la protesta de Ersson fue vista por millones de personas y fue vista por los 'progres' como un acto valiente y uno de los aspectos más destacados de las protestas por los derechos humanos en Europa.


Pero ahora parece que el hombre afgano de unos 50 años es en realidad un agresivo maltratador, según informa el noticiario sueco Fria Tider.

Había golpeado a sus hijas y a su esposa muchas veces, y entre otras cosas, las "azotó" con un cinturón.

El hombre fue condenado por asalto en Suecia, confirmó la policía a Fria Tider.

Ahora, el periódico Nyheter Idag revela también que el hombre fue sentenciado a nueve meses de cárcel por tres casos de agresión contra su propia esposa y sus dos hijas.

El periódico escribe que el hombre era frecuentemente violento y el veredicto en su contra es del 14 de enero de 2018.

Ese fue el día que azotó a sus dos hijas menores de edad porque no apagaron su televisor. Según el juicio, tomó un cinturón, lo dobló y golpeó a las niñas en la espalda, los brazos y las piernas.

Sin embargo, el asalto no se detuvo allí. Cuando la madre entró en la habitación, los niños lograron escapar de allí.
Pero luego el hombre comenzó a abusar de ella en su lugar. El inmigrante de 52 años azotó a la madre por lo que cayó al suelo, y luego la agarró por la cabeza y la golpeó contra el suelo.