Pedro Sánchez, 66 días como presidente en los que no ha parado de incrementar el gasto: Nuevos ministerios, subida de sueldo de su Gabinete, repunte de gastos personales y enchufe de amiguetes


Pedro Sánchez cumple hoy 66 días como presidente del Gobierno, un tiempo en el que no ha parado de incrementar el gasto.

Y no precisamente en políticas sociales o medidas que beneficien a los ciudadanos, sino de decisiones que, directamente, disparan el coste de su equipo de gorrones.

Una de las primeras medidas ha sido incrementar el número de ministerios: de los 13 de antes, a los 17 actuales. Entre los nuevos departamentos están los de Cultura y Deporte, que antes formaban uno solo junto a Educación, el de Ciencia Innovación y Universidades, el de Transición Ecológica y el de Política Territorial y Función Pública.

Además, hay que añadir que los Presupuestos Generales del Estado contempla que el coste salarial de todo el gabinete crezca en torno a un 30%.

De forma paralela al incremento en el número de ministerios, las decisiones del presidente provocan un repunte en el gasto en asesores, coches oficiales y gabinetes. En concreto, de un 25%. Esta cantidad saldrá directamente de nuestros impuestos.

A pesar de sus reiteradas promesas de "cambio y renovación", lo cierto es que Sánchez ha gestionado la presidencia de las empresas públicas de la misma que las de sus predecesores: colocando a dedo a sus colaboradores más estrechos, y renunciar a la despolitización de los puestos técnicos.

Buena muestra de ello es que el presidente del Gobierno ha buscado un puesto a casi el 50% de los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE, tanto en las empresas públicas como en diferentes organismos. Los sueldos en estos puestos pueden llegar a sobrepasar el medio millón de euros.